Estatutos de la Asociación Española de Lingüística COgnitiva (AELCO)

TITULO I

DE LA ASOCIACIÓN EN GENERAL

Art. 1. La Asociación Española de Lingüística Cognitiva, constituida en la ciudad de ALICANTE el 5 de mayo de 1998, se regirá por las disposiciones contenidas en los presentes Estatutos, y por la legislación y demás disposiciones que le sean aplicables.

Art. 2. El objetivo específico de la Asociación es fomentar, estimular e impulsar en España el estudio e investigación de la lingüística cognitiva en todas sus manifestaciones. Para la realización de sus fines la Asociación podrá promover:

  1. La organización de congresos, seminarios o cualquier otro tipo de reuniones de carácter científico.
  2. La publicación de revistas de carácter científico, así como de libros, artículos y demás material impreso, fotográfico, sonoro, audiovisual e informático de carácter técnico, relacionado con las materias propias de los fines de la Asociación.
  3. La organización de Centros de Investigación en los diversos campos de la lingüística cognitiva.
  4. El establecimiento de acuerdos o contratos con otras entidades que faciliten o favorezcan el desplazamiento de investigadores miembros de la Asociación.
  5. La cooperación con instituciones españolas e internacionales dedicadas a la lingüística y a la ciencia cognitiva.
  6. En general cualquier actividad que favorezca la investigación española en el campo de la lingüística cognitiva y el intercambio de información científica en dicho campo.

Art.3. El domicilio principal de la Asociación radicará en MURCIA, Facultad de Letras, Departamento de Filología Inglesa, Grupo de Investigación E020-06. Podrán crearse locales sociales en otras ciudades mediante acuerdo de la Junta Directiva, la cual tendrá atribuciones para cambiar tanto de domicilio principal como de locales, dando cuenta de su acuerdo a la Administración, cuando sea preceptivo, y a la primera Asamblea General de la Asociación que se reúna.

Art. 4. La Asociación, que tendrá una duración indefinida, desarrollará sus actividades en todo el territorio nacional.

Art. 5. La Asociación se integra como Asociación miembro en la International Cognitive Linguistics Association (Asociación Internacional de Lingüística Cognitiva).

 

TITULO II

DE LOS ÓRGANOS DIRECTIVOS Y DE LA FORMA DE ADMINISTRACIÓN

Art. 6. El Gobierno y administración de la Asociación serán ejercidos por la Asamblea General y por una Junta Directiva.

 

CAPITULO I

DE LA ASAMBLEA GENERAL

Art. 7. La Asamblea General, integrada por todos los socios, es el órgano supremo de la Asociación y se reunirá siempre que lo acuerde la Junta Directiva o lo pida la cuarta parte de los miembros de aquélla.

La convocatoria será hecha por el Presidente de la Junta Directiva, mediante escrito en el que se expresarán lugar, fecha y hora de la reunión, así como el orden del día. Entre la convocatoria y el día señalado para la celebración de la Asamblea General en primera convocatoria, habrá de mediar al menos un período de quince días, pudiendo asimismo hacerse constar la fecha en que, si procediera, se reunirá la Asamblea General en segunda convocatoria, sin que entre una y otra reunión pueda mediar un plazo inferior a veinticuatro horas. En el caso de que no se hubiere previsto en el anuncio la fecha de la segunda convocatoria, ésta deberá ser hecha con ocho días de antelación a la fecha de la reunión. Las Asambleas Generales quedarán válidamente constituidas cuando concurran a ellas los dos cuartos de los miembros de Asociación, y en segunda convocatoria, cualquiera que sea el número de los concurrentes. Los acuerdos se adoptarán por mayoría de votos, excepto lo previsto en los artículos 9º y 21º. No obstante lo anterior y a discreción de la Junta Directiva, para la adopción de acuerdos puntuales, podrán someterse a votación a los miembros de la Asamblea General asuntos no incluidos en el artículo 9º a través de la red informática. Para la aprobación y adopción de dichos acuerdos se considerará suficiente la mayoría absoluta de los miembros de la asociación y quedará registro en acta de los mismos.

Las Asambleas Generales podrán ser ordinarias o extraordinarias, según tengan o no carácter periódico y regular.

Art. 8. La Asamblea General Ordinaria deberá ser convocada obligatoriamente una vez cada dos cursos académicos para estudiar el plan general de actuación de la Asociación, examinar la gestión de la Junta Directiva, incluido el vocal suplente, que deberá ser un miembro del comité organizador del siguiente congreso de la asociación, elegir los miembros de la Junta Directiva para los cargos que corresponda renovar, y aprobar, en su caso, los presupuestos anuales de ingresos y gastos, así como el estado de cuentas correspondiente al año anterior.

Art. 9. La Asamblea General Extraordinaria se reunirá cuando así lo acuerde la Junta Directiva o lo pida la cuarta parte de los miembros de la Asociación y, en todo caso, para resolver sobre las siguientes cuestiones: modificación de los Estatutos, disolución de la Asociación, disposición de bienes y enajenación de los mismos, autorización de la asunción de obligaciones crediticias y préstamos y expulsión de socios. Todas estas cuestiones deberán aprobarse por acuerdo de los dos tercios de los socios presentes. La reunión se celebrará dentro de los tres meses siguientes a la fecha en que se tomó el acuerdo por la Junta Directiva o se presentó ante el Secretario la petición de que se celebrara, firmada por suficiente número de socios.

 

CAPÍTULO II

DE LA JUNTA DIRECTIVA

Art. 10. La Junta Directiva estará integrada por un Presidente, un secretario, un Tesorero, dos vocales, y un vocal suplente, cargos que deberán recaer en miembros que tengan, por lo menos, dos años de antigüedad en la Asociación para los tres primeros y uno para los vocales.

Los cargos que componen la Junta directiva no serán remunerados; se elegirán en Asamblea General y tendrán una duración de dos años, si bien todos ellos podrán ser reelegidos una sola vez.

Art. 11. La Junta Directiva se renovará en bloque cada dos años, si bien se prevé que, acabado el primer período, la junta se pueda renovar por dos años más cambiado únicamente el vocal suplente, a quien corresponde organizar el siguiente congreso. Una vez superado el período de cuatro años, la nueva Junta integrará como vocal al presidente, secretario o tesorero de la anterior Junta Directiva. Si antes de que termine el periodo para el que fue elegido se produjera un cese en cualquiera de los cargos de la Junta Directiva, las funciones del cesante las cubrirá otro miembro de la Junta Directiva, según el siguiente orden: las funciones del cesante las cubrirá otro miembro de la junta directiva según el siguiente orden: las funciones del presidente serán asumidas por el secretario; las del secretario por el tesorero, las del tesorero por el vocal 1º, las del vocal 1º por el vocal 2º, y las de este último por el vocal suplente. El cese de uno o más de sus miembros de la Junta, o de su totalidad, puede producirse en cualquier momento a petición propia o por moción de censura en caso de mal funcionamiento de la gestión de la Asociación.

Art. 12. Es función de la Junta Directiva dirigir las actividades sociales y llevar la gestión administrativa y económica de la asociación, así como someter a la Asamblea General el presupuesto anual de ingresos y gastos y el estado de cuentas del año anterior. También dirigirá las actividades culturales o científicas que la Asociación promueva, pero en este caso podrá delegar en miembros de la misma Junta o en otros asociados, quienes deberán rendir cuentas de su gestión ante la Junta Directiva.

Art. 13. La Junta Directiva se reunirá cuantas veces lo determine el Presidente, bien por iniciativa propia, bien a petición de dos de sus componentes. Será presidida por el Presidente o por uno de los Vocales, por orden de número. Por este mismo orden, los Vocales sustituirán a los demás cargos cuando el titular estuviere ausente.

Para que los acuerdos de la Junta sean válidos, deberán ser adoptados por mayoría de votos de los asistentes, siendo necesaria, al menos, la concurrencia de tres de sus miembros para que quede válidamente constituida. De las sesiones que se celebren, el Secretario o el Vocal que le sustituya, levantará acta que se transcribirá en el libro correspondiente.

No obstante lo anterior, podrán celebrarse reuniones virtuales a través de la red informática, siempre que queden garantizadas las mismas condiciones establecidas en el párrafo anterior, respecto de concurrencia, mayoría en la adopción de acuerdos y registro en acta de los mismos.

Art. 14. El Presidente de la Junta Directiva asume la representación legal de la Asociación y ejecuta los acuerdos tomados por la Junta Directiva y por la Asamblea General, cuya presidencia ostenta igualmente. Corresponden al Presidente cuantas facultades no estén expresamente reservadas a la Junta Directiva o a la Asamblea General y especialmente las siguientes:

  1. Convocar y levantar las sesiones que celebre la Junta Directiva y la Asamblea General y dirigir las deliberaciones de una y otra, decidiendo con voto de calidad en caso de empate.
  2. Proponer a la Junta directiva, a iniciativa propia o por sugerencia de los asociados, las actividades de la Asociación, impulsando y dirigiendo las mismas.
  3. Ordenar los pagos.
  4. Interpretar, a reservas de lo que se decida por la Asamblea, los presentes Estatutos

Art. 15. El Secretario recibe y tramita las solicitudes de ingreso, lleva el fichero y el libro de registro de socios y tiene a su cargo la dirección de los trabajos que exijan el gobierno y administración de la Asociación. Igualmente vela por el cumplimiento de las disposiciones legales vigentes en materia de Asociaciones, custodiando la documentación de la entidad.

Art. 16. El tesorero dirige la contabilidad de la Asociación, toma razón y lleva cuenta de los ingresos y gastos sociales e interviene todas las operaciones de orden económico. También recauda y custodia los fondos pertenecientes a la Asociación y da cumplimiento a las órdenes de pago que expida el Presidente.

El tesorero, junto con el Vocal segundo, formaliza el presupuesto anual de ingresos y gastos, así como el estado de cuentas del año anterior, que deberán ser presentados a la Junta Directiva para que ésta, a su vez, lo someta a la aprobación de la Asamblea General.

 

CAPÍTULO III

DE LOS SOCIOS

Art. 17. La Asociación se compone de tres clase de socios:

  • Socios Fundadores
  • Socios Honorarios
  • Socios Ordinarios

Todos ellos tendrán que ser personas físicas, mayores de 18 años y con capacidad legal de obrar.

Son socios fundadores aquellos que figuran como tales en la constitución de esta Asociación.

Son socios Honorarios aquellos que sean presentados por la Junta Directiva y aceptados como tales por la Asamblea General.

Son socios Ordinarios todos los demás admitidos como tales por la Junta Directiva y ratificados por la Asamblea General.

Todas las solicitudes de admisión deberán ser dirigidas al secretario de la Asociación, quien las presentará a la primera Junta Directiva que se reúna para que ésta decida sobre la admisión.

Art. 18. Todos los socios tendrán los siguientes derechos:

  1. Participar en todas las actividades culturales o científicas que la Asociación organice o patrocine.
  2. Ejercitar el derecho de voz y voto en las Asambleas Generales.
  3. Que se le exponga en el domicilio social el estado de cuentas de los ingresos y gastos anuales con quince días de antelación a la celebración de la Asamblea General.
  4. Ser nombrado miembro de la Junta Directiva en la forma que determinan estos estatutos.
  5. Poseer un ejemplar de estos Estatutos y tener conocimiento de los acuerdos tomados por los órganos directivos.
  6. Impugnar los acuerdos y actuaciones de la Asociación que sean contrarios a los Estatutos, dentro del plazo de cuarenta días y en la forma prevista por las leyes.
  7. Y, en general, recibir información sobre todas las actividades técnicas y científicas que la Asociación desarrolle.

Art. 19. Serán obligaciones de todos los socios:

  1. Participar en las actividades propias de la Asociación.
  2. Acatar los presentes Estatutos y los acuerdos válidamente adoptados por la Junta Directiva y por la Asamblea General.
  3. Estar al corriente en el pago de las cuotas establecidas.
  4. Desempeñar las obligaciones inherentes al cargo que ostenten. El incumplimiento serio o repetido de cualquiera de estas obligaciones podrá ser causa suficiente para que la Junta Directiva, a reserva de lo que en última instancia decida la Asamblea General, declare la baja del socio.

 

TÍTULO IV

DEL RÉGIMEN ECONÓMICO

Art. 20. La Asociación carece de patrimonio al constituirse. Los recursos económicos previstos por la Asociación para el desarrollo de su actividades sociales serán los siguientes:

  1. Las cuotas periódicas o extraordinarias que satisfagan los socios en la cantidad que se establezca por la Asamblea General.
  2. Los productos de los bienes y derechos que le correspondan, así como las subvenciones, legados, donaciones, etc. que pueda recibir de forma legal.
  3. Los ingresos que obtenga la Asociación mediante las actividades que acuerde realizar la Junta Directiva, siempre dentro de los fines estatuarios.

La administración de estos fondos se llevará a cabo por la Junta Directiva con la publicidad suficiente para que los socios puedan tener conocimiento del destino de los fondos, sin perjuicio del derecho consignado a este respecto en el apartado c) del art. 18º de los presentes Estatutos.

 

TÍTULO V

DE LA DISOLUCIÓN DE LA ASOCIACIÓN

Art.21. La Asociación se disolverá por voluntad de sus miembros, por las causas determinadas en el art. 39 del Código Civil, y por sentencia judicial. El acuerdo de disolución deberá tomarse en Asamblea General Extraordinaria, con el voto favorable de dos terceras partes de los miembros presentes. En caso de disolverse la Asociación, la Asamblea General que lo acuerde, nombrará una comisión liquidadora, compuesta por tres miembros extraídos de la última Junta Directiva, la cual se hará cargo de los fondos que existan para que una vez satisfechas todas las obligaciones, el remanente, si lo hubiere, se dedique a los fines benéficos que la misma Asamblea dictamine.